2 oct. 2013

EL Observatorio de la Seguridad Privada



EL Observatorio de la Seguridad Privada confirma la colaboración entre empresarios y sindicatos para mejorar el sector.

Durante la jornada de debate sobre los retos de la seguridad privada y la nueva ley que regulará su actividad, sindicatos, empresarios y administración han constatado su preocupación común por el deterioro del sector y la precariedad creciente de las condiciones laborales

Todo ello deriva, según Posadas, en un escenario grave donde el único criterio válido es el abaratamiento de costes en detrimento de la calidad del servicio y de unas condiciones laborales dignas. Esta realidad ha generado el nacimiento de empresas de escaso crédito profesional y mínima solvencia que fragmentan el sector, hunden los precios y condenan al resto a prácticas similares si no quieren perder cuota de mercado. Empresas privadas y administración son igualmente responsables, en opinión de Posadas, de este deterioro. Por ello ha emplazado al Observatorio de la Seguridad para que actúe como un foro útil en el que afrontar este problema y evitar la precarización para trabajadores y empresas.

El exministro de Administraciones Públicas y ex diputado por el PSOE, Jordi Sevilla, trazó después un análisis de la realidad económica resumido en la premisa de que se ha salido de la recesión pero no de la crisis. Y no presagia esa salida plena hasta la década de 2020. Sevilla consideró que se aplican recetas económicas equivocadas que están estrangulando la demanda interna y el consumo, en vez de estimular la actividad. Nuestra economía, aseguró el actual consejero de PWC,  arrastrará durante un largo periodo tres lastres: paro elevado, deuda excesiva y una tasa creciente de población marginal o excluida.

A continuación, El catedrático de derecho del trabajo Carlos Alfonso Mellado analizó la reforma laboral desde varias perspectivas. Desde la económica consideró que su articulado persigue la devaluación interna mediante el abaratamiento de salarios y otros conceptos asociados a la mano de obra; desde el ámbito laboral, ha propiciado la desregulación y las causas objetivas de despido; y desde el criterio de la negociación colectiva ha modificado su estructura esencial facilitando el descuelgue de las empresas y dotando de mayor fuerza al convenio de empresa frente al sectorial. En otras palabras, según Alfonso Mellado, con esta reforma “la empresa se ha convertido en el centro fundamental de la negociación colectiva.” Asimismo, insistió en la ilegalidad de competir por debajo de coste y en la posibilidad de impugnar los convenios que apliquen esta práctica sin justificación objetiva.