16 oct. 2013

EN EL PUNTO DE MIRA

Como bien habéis podido comprobar, estamos sufriendo la estafa económica en nuestras carnes debido a las decisiones políticas tomadas por el gobierno PP, en contra de los trabajadores y en beneficio de la patronal. 

En nuestro sector de seguridad privada, la precariedad se ha ido abriendo paso mutilando salarios, derechos y creando despidos.

Las decisiones tomadas en las licitaciones, a sabiendas del precio hora coste, conllevan que las empresas entran en una espiral de rebajas (y no las de verano) para conseguir la adjudicación de los servicios, en los cuales el trabajador paga condena sufriendo los recortes salariales y derechos laborales, para aumentar el beneficio empresarial, aunque sea a través de la venta de nuestra propia carne.

Los peores parados son siempre los no subrogados: sin derecho a cobrar salario, ni paro, ni recolecta eclesiástica. Deben recurrir a la denuncia judicial en defensa de su puesto de trabajo que les llevará varios meses poder solucionar su situación. ¿De qué se alimentan mientras tanto, del aire?

Este gobierno se piensa que esta es la actitud más correcta para crear puestos de trabajo, jactándose de que esta competitividad y evolución es el posicionamiento de las empresas en el mercado, para las mejoras de las condiciones laborales, la calidad en el empleo y el aumento de puestos de trabajo. 

La moraleja no es otra que la demostrada anteriormente con las pérdidas de puestos de trabajo, percepciones salariales y precarización del empleo en los servicios. ¿A qué nos lleva? A un aumento de la pobreza y desestructuración social. 

Si luchas puedes perder, si no luchas estás perdido. ¡¡¡SÍ SE PUEDE!!! 

 

José Caballero y Lidia Cuadrón

Área de Seguridad Privada de la Federación de Servicios Privados de CCOO

.